Menú Buscar
Ir al contenido
X
X
El viejo y el mar

Página 18

Sponsors

Luego miró hacia atrás y vio que no había tierra alguna a la vista. «Eso no importa —pensó—. Siempre podré orientarme por el resplandor de La Habana. Todavía quedan dos horas de sol, y posiblemente suba antes de la puesta del sol. Si no, acaso suba al venir la luna. Si no hace eso, puede que suba a la salida del sol. No tengo calambres, y me siento fuerte. Él es quien tiene el anzuelo en la boca. Pero para tirar así, tiene que ser un pez de marca mayor. Debe de llevar la boca fuertemente cerrada contra el alambre. Me gustaría verlo. Me gustaría verlo aunque sólo fuera una vez para saber con quién tengo que entendérmelas.»

El pez no varió su curso ni su dirección en toda la noche; al menos, hasta donde el hombre podía juzgar, guiado por las estrellas. Después de la puesta del sol hacía frío, y el sudor se había secado en su espalda, sus brazos y sus piernas. De día había cogido el saco que cubría la caja de las carnadas y lo había tendido a secar al sol. Después de la puesta del sol, se lo enrolló al cuello de modo que le caía sobre la espalda. Se lo deslizó con cuidado por debajo del sedal, que ahora le cruzaba los hombros. El saco mullía el sedal, y el hombre había encontrado la manera de inclinarse hacia adelante contra la proa en una postura que casi le resultaba confortable. La postura era, en realidad, tan sólo un poco menos intolerable, pero la concibió como casi confortable.

«No puedo hacer nada con él, y él no puede hacer nada conmigo —pensó—. Al menos mientras siga este juego.»

Una vez se enderezó, orinó por sobre la borda, miró a las estrellas y verificó el rumbo. El sedal lucía como una lista fosforescente en el agua, que se extendía, recta, partiendo de sus hombros. Ahora iban más lentamente y el fulgor de La Habana no era tan fuerte. Esto le indicaba que la corriente debía de estar arrastrándolo hacia el este. «Si pierdo el resplandor de La Habana, será que estamos yendo más hacia el este», pensó, pues si el rumbo del pez se mantuviera invariable vería el fulgor, durante muchas horas más.

«Me pregunto quién habrá ganado hoy en las Grandes Ligas —pensó—. Sería maravilloso tener un radio portátil para enterarse.» Luego reflexionó: «Piensa en esto; piensa en lo que estás haciendo. No hagas ninguna estupidez.» A poco, dijo en voz alta:

—Ojalá estuviera aquí el muchacho. Para ayudarme y para que viera esto.

↑ Ir al inicio

↑ Ir al inicio