Menú Buscar
Ir al contenido
X
X
El viejo y el mar

Narrativa y estilo

Sponsors

Cronológico lineal, tiempo pasado contado en tercera persona.

La estructura que sostiene la acción dramática se basa en una poderosa trama en la que Santiago, el viejo, debe luchar con el enemigo más difícil de vencer: la naturaleza. Y la naturaleza es personificada por el mar con sus grandes peces y tal vez se deba incluir al destino también. El mismo protagonista y los demás pescadores, creen en el propio destino. En este caso todos están convencidos que el destino conduce a Santiago al fracaso. Aquí surge una pregunta: ¿Podrá el viejo lograr su cometido antes de que desfallezca? Sólo hay dos opciones.

Hay una sub-trama. Se trata de Manolín quien acompaña al viejo pescador hasta su salida a la mar número 40 sin éxito. El viejo Santiago desea y ruega que el muchacho vuelva con él y lo acompañe en sus días solitarios, pero eso no es posible debido a su mala suerte. La vida de Santiago está ligada a los peces que logre llevar a puerto. El no cejará en su intento por conseguirlo, de ello dependerá su suerte para no sucumbir, pues ya lleva 84 días de malas. He ahí la importancia y urgencia del viejo a enganchar un pez. Y ese día –el día 84– justamente, pica un gran pez espada, y el viejo lucha con él por tres días consecutivos. En una lucha de titanes, como esa vence el que tiene más inteligencia, de eso el viejo estaba convencido: el hombre es superior al animal.

Trama principal: Aunque el viejo logra dominar al noble animal, éste es devorado sistemáticamente por los tiburones y sólo le dejan el espinazo. Es un hermoso triunfo moral. El viejo Santiago demuestra su hombría y capacidad física e inteligencia, pero el fin por el cual un pescador hace tamaño esfuerzo, es una retribución en metal, y al no obtenerla el resultado final significa un fracaso rotundo.

Si bien por un lado hay fracaso, en la sub-trama hay éxito a consecuencia de su heroica acción. Esta acción se supone levantó gran admiración en todo el poblado, y especialmente en Manolín y su familia por tanto Manolín cuando lo ve maltrecho tirado en su cama se pone a llorar, ahora lo admira mucho más que antes. Cuando el viejo se despierta Manolín le dice con lágrimas en los ojos que volverá a pescar con él, no importa lo que digan sus padres.

Características del estilo de Hemingway

Se podría decir que la característica más importante del libro es que la narración está dotada de una descripción muy minuciosa de las acciones, los pensamientos, el entorno, etc. El narrador es omnisciente y en tercera persona, dándonos a conocer los pensamientos y las reflexiones del pescador. El lenguaje es en boca del viejo popular, incluso están sin traducir palabras del original que son propias del lugar en el que vive el protagonista. Sin embargo, el lenguaje del narrador no lo es tanto. Están incluidos diversos tecnicismos del mundo de la pesca. Habría que destacar la presencia de conceptos como el del destino, del que nadie escapa, la ineludible muerte y las duras relaciones del hombre y la natural. Podemos destacar los siguientes elementos:

Objetividad. Descripción nítida y precisa de las cosas.

Extraordinaria economía de medios. Estilo telegráfico, frases breves y rápidas, predominio de la coordinación, ausencia de adjetivos innecesarios.

Captación del habla coloquial. Transmite los estados de ánimo de los personajes a través de sus voces, sin que el autor intervenga para explicar esas emociones o profundizar en ellas.

El diálogo. Ofrece una caracterización directa de los personajes.

Uso de técnicas cinematográficas (mezcla de planos, flashback).

Aparición del narrador testigo y combinación de diferentes puntos de vista.

↑ Ir al inicio

↑ Ir al inicio